Turismo en Francia

Camping en el Loir-et-Cher, un destino lleno de sorpresas

Étang de Montperche à Neuvy en Sologne
Étang de Montperche à Neuvy en Sologne

 

Llamado así por los dos ríos que lo atraviesan, el Loir-et-Cher es un departamento de la región Centro-Val-de-Loire. Su rico patrimonio histórico y sus famosos castillos, así como los magníficos bosques y paisajes naturales de la Sologne, las ciudades de Arte e Historia de Blois y Vendôme, y encantadores enclaves medievales como Lavardin y Saint-Aignan-sur-Cher, hacen que merezca la pena descubrir esta zona sin demora, durante una estancia en uno de los campings que ofrece.

Campings en Loir et Cher

Hay casi 50 campings en Loir et Cher que le abren sus puertas para facilitarle y hacerle más agradables sus vacaciones y descubrir esta hermosa región. El camping Parc du Val de Loire ***** en Mesland está situado entre Blois y Amboise y dispone de una zona de piscina exterior con balneo, así como una piscina cubierta y climatizada, ¡e incluso una minigranja! También hay disponibles casas móviles de lujo con dos cuartos de baño, una zona premium, entretenimiento para niños y un campo de minigolf. El camping Huttopia Les Châteaux *** en Bracieux está situado a 8 km del castillo de Chambord y le da la bienvenida a un magnífico parque natural de 8 hectáreas, donde podrá relajarse en la piscina cubierta y climatizada y descansar en las tiendas Toile & Bois o en los acogedores chalés. El camping Parc de la Grenouillère **** en Suèvres es un camping familiar donde grandes y pequeños podrán disfrutar de un chapuzón en las piscinas y de animación para todos.

Los lugares imprescindibles del Loir et Cher, para descubrir durante sus vacaciones de camping

Entre los lugares que no debe perderse está el famoso castillo de Chambord, verdadera obra maestra del Renacimiento, es el mayor de los castillos del Loira, ¡con 440 habitaciones y 282 chimeneas! El castillo de Cheverny, aún habitado, está majestuosamente amueblado e inspiró al dibujante Hergé para su castillo de Moulinsart. El Zoo Parc de Beauval, situado en Saint-Aignan, ha sido clasificado entre los cinco zoológicos más bellos del mundo y el más bello de Francia. Su cúpula ecuatorial permite viajar de un continente a otro y descubrir sus famosos pandas gigantes. Por último, la Sologne, una tierra tranquila y salvaje, llena de numerosos estanques, bosques cinegéticos y pueblos encantadores.

Blois, antigua residencia real

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y etiquetada como Ciudad de Arte e Historia, esta ciudad a escala humana sorprende por sus numerosos lugares y eventos culturales, así como por su rico patrimonio, como demuestra su grandioso castillo real, totalmente renovado en el siglo XIX. Aquí, los monumentos religiosos, las casas del centro histórico y el castillo real forman un bello equilibrio desde el punto de vista arquitectónico y las pintorescas callejuelas son propicias para el paseo, al igual que los bonitos jardines cercanos a la magnífica catedral de San Luis. Desde los jardines del Palacio Episcopal se puede disfrutar de una vista soberbia. Para una visita más familiar con niños, se ofrecen paseos en coche de caballos por el casco antiguo desde la Place du Château. También cerca, frente al castillo, la Maison de la Magie Robert-Houdin ofrece un lugar dedicado a la magia para descubrir su historia, así como una colección de instrumentos mágicos.

 

Blois dans le Loir-et-Cher
Blois dans le Loir-et-Cher© IStock

Vendôme, una ciudad a la vez tranquila y siempre en movimiento

La abadía de la Trinidad, construida en 1033 por Geoffroy I Martel, conde de Vendôme, y la fachada de la iglesia abacial, que data de 1508, son obras maestras del arte gótico flamígero, ya que la calidad de las decoraciones esculpidas es deslumbrante. El coro construido en 1308, el campanario del siglo XVI y su sillería de madera, la reliquia del Arma Santa (derramada por Cristo y recogida por un ángel) también dan prestigio a este monumento. Pero la abadía de la Trinité por sí sola no es el único encanto de Vendôme, se puede añadir fácilmente el antiguo colegio oratoriano donde estudió Honoré de Balzac, el mercado cubierto de estilo Baltard (Victor Baltard, pionero de la arquitectura metálica) y las antiguas casas con entramado de madera de la plaza Saint-Martin. Es agradable pasear junto al Loir y tomar los bonitos puentes que lo cruzan. Tantos edificios y paisajes verdes que hacen de Vendôme una ciudad de Arte e Historia.

Saint-Aignan, antigua ciudad medieval

Construida a orillas del Cher, en una ladera, Saint-Aignan es más conocida por su parque zoológico de Beauval que por su ciudad y su importante patrimonio histórico. Sin embargo, no carece de interés con su colegiata románica de los siglos XI y XII, cuyas pinturas murales en la cripta datan del siglo X, su campanario románico central y, sobre todo, su nave de 16 metros de altura y sus columnas con capiteles esculpidos. Qué placer admirar las bonitas casas como la Villa Rose o la Prévôté que datan del siglo XIV. Y además, descubrimos con alegría el castillo renacentista que se alza sobre el lugar histórico y que fue construido en lugar de la antigua fortaleza del siglo IX de la que sólo queda la torre Hagard. Sólo se puede acceder al patio principal y a las terrazas, desde las que se disfruta de una magnífica vista del valle del Cher.

 

Saint-Aignan dans le Loir-et-Cher
Saint-Aignan dans le Loir-et-Cher© IStock

 

Romorantin-Lanthenay, capital de Sologne

Su importante patrimonio y su dinamismo cultural hacen de esta ciudad una etapa turística ineludible en el Loir-et-Cher. Es un conjunto de bonitos paisajes y edificios como varias pasarelas sobre el Sauldre, las torres del antiguo castillo que son sus únicos vestigios, el Hôtel François Ier, el Hôtel Saint-Pol y la antigua cancillería que forman el Carroir Doré y el Hôtel de Rère, casa del siglo XV con torrecillas y muros entramados, y sus antiguos molinos, que hacen de Romorantin una pequeña ciudad muy atractiva.

Lavardin, clasificado entre los pueblos más bonitos de Francia

Situado a orillas del Loir, cerca de Vendôme, el pueblo de Lavardin, enclavado a los pies de los restos del castillo feudal, ha conservado su carácter medieval y mantiene al visitante en otra época. El pueblo se distingue por sus atractivas viviendas trogloditas, ¡algunas de las cuales siguen habitadas! Tal curiosidad ha llevado a los propietarios a abrir sus puertas al público una vez al año durante las Jornadas Trogloditas. Es imprescindible pasear por las orillas del Loir, salpicadas de sauces llorones, con una hermosa vista del puente. Por último, para los más valientes, suba por el sendero de la Rotte aux Biques hasta el soberbio panorama del valle del Loir, ¡una verdadera salvación después de la actividad entregada!

 

Lavardin dans le Loir-et-Cher
Lavardin dans le Loir-et-Cher© IStock

 

 

 

 

Los camping relacionados con este artículo

Los campings en Loir y Cher Los campings en Centre
Ver los campings consultados